Jaral de Berrio

Posted in Haciendas de S.L.P.

Esta hacienda se ubica en el kilómetro 35 de la carretera San Felipe- Villa de Reyes. La construcción de esta hacienda agrícola y ganadera es aproximadamente a finales del siglo XVI, el señor Juan Zavala adquirió sitios de ganado en el Valle de San francisco al cual pertenecía esta hacienda y se inicio el primer edificio de izquierda a derecha del conjunto.

Ya en el siglo XVII prospero la hacienda ganadera y se continúo la construcción ya contaba con casa grande, cuadrillas, trojes y la capilla. Esta propiedad fue vendida a finales del siglo XVII a José Retes a cuya descendencia pertenecerá la hacienda. Fue José Calixto Miguel quien mandó construir el templo que adquirió categoría de parroquia en 1749. Fue quien tramito y obtuvo de Carlos III el título de Vizconde de Santa Ana, posteriormente el de Marqués de Jaral de Berrio. En 1804 heredó la propiedad Juan Nepomuceno de Moncada y Berrio, tercer marqués quien fue el que mandó a construir el templo dedicado a la virgen de la Merced, una casa de ejercicios y la capilla sepulcral familiar. El hijo de Juan Nepomuceno, Juan Isidro Moncada y Berrio fue quien mando construir la elegante mansión que se concluyo en 1890, según la fecha que quedo inscrita en la fachada sobre el acceso principal. En 1894 murió y heredó a su hijo Francisco de Moncada cuya viuda Margarita Raigosa vendió en 1949 lo que quedaba de la propiedad ya afectada.

El conjunto arquitectónico de la hacienda es encadenado y se compone de casa grande, casa del administrador, trojes, bodegas, silos, dos templos y una capilla funeraria y fabrica de mezcal. Las trojes actualmente las usan de bodegas y casa habitación, el templo de San Diego de Alcalá esta en uso y el templo de la Merced solo parcialmente. Su fachada esta muy deteriorada. El lugar más notable de la construcción es la casa grande construida en estilo neoclásico, siguiendo la línea del eclecticismo decimónico. Tiene un patio central con arcada en dos niveles y habitaciones dispuestas alrededor del mismo. Otro elemento muy destacado del inmueble es la escalera, construida en cantera con adornos estilo romanos, figuras en alto relieve de guerreros a caballo (solo queda uno actualmente) y pintura mural en plafón y partes del muro con temas de figuras humanas, elementos fitomorfos rematados con cornisas de madera. La planta alta manifiesta al eje un gran balcón con balaustrada y flanqueado por columnas sobre las que apoya un tercer cuerpo que contiene un reloj y una escultura de don Miguel de Berrio. La fachada esta flanqueada por un par de torreones que sobresalen dos cuerpos más a manera de miradores. La casa del administrador contaba con una fachada más austera, es de dos niveles y se componía de tienda de raya, despacho y cuarto del portero, bodegas, cocina, despensa, comedor, sala de día, casa de música, oratorio fabrica de mezcal corrales huerta con pozo.

Tiene un patio central de dos niveles con arcada. Al lado derecho de la casa grande estaba la fabrica de vino que se llamaba de la Soledad, conserva dos caldera, hornos y molinos al que se subía por una rampa empedrada, tenía bodega y al parecer el propietario cuenta con un apoyo económico para restaurar el área y respetando la construcción y maquinaria, se pondrá a funcionar la mezcalera con maquinaria moderna.

El estado de conservación es bueno en algunas partes, pero en otras es ruinoso por falta de mantenimiento y algunas áreas que han sido remodeladas inadecuadamente como los techos del pasillo del patio arcado central de la casa grande, entre otros. En la entrada hay 2 letreros muy deteriorados que seria conveniente arreglar para dar mejor vista a la fachada la cual es muy suntuosa, tiene canteras con figuras de caras de leones con rasgos humanos. Existe un salón de juegos que daba a las puertas que están en la fachada el cual se comunicaba al piso superior del lado del salón de baile por medio de una impresionante escalera de caracol de madera. El salón de juegos cuenta con su decorado en las paredes y arcos decorativos a la mitad del salón. De un lado las puertas dan a la fachada principal de la casa y del otro al patio central.