Patrimonio Cultural

El artículo 2° de la Carta de Venecia (UNESCO, 1964) señala el carácter interdisciplinario de la restauración: “La restauración y la conservación de los monumentos es una disciplina que requiere colaboración de todas las ciencias y todas las técnicas que puedan contribuir al estudio y a la salvaguarda del patrimonio cultural”. De aquí la importancia de procurar una debida restauración para proteger los edificios con valor histórico y arquitectónico.

Las normas legales de nuestro sistema jurídico no contemplan exactamente las formas de proteger este tipo de patrimonio. Solo se cuenta con el INAH y su escaso personal y limitadísimo presupuesto para emprender acciones de tipo preventivo y mucho menos de restauración. Los gobiernos estatales y municipales muy poca atención dan a la preservación del patrimonio debido a que cuentan con numerosas acciones prioritarias de la administración pública.

El Maestro Gregorio de la Rosa, distinguido restaurador, propone que un gran avance y como principio básico para lograr la conservación, sería la de promover por medio de los cabildos la creación de una plaza dentro del departamento de desarrollo urbano, que se encargue de realizar sus propios catálogos de patrimonio de cada municipio y sea el enlace y coadyuvante del INAH así como de organizaciones gubernamentales y no gubernamentales que apoyen las acciones de protección y difusión de patrimonio cultural con que cuente ese municipio.

A.C. “Haciendas: Patrimonio arquitectónico y Cultural de México” Restaurando su historia.

En el aspecto de protección legal, podría ser posible que la salvaguarda de este patrimonio se eleve a rango constitucional, por lo que sería necesario realizar todas las gestiones necesarias ante los diputados federales y senadores de la república para determinar la posibilidad de que se plasme con precisión esta obligación del estado. Actualmente existe mucha voluntad política por parte de muchas instituciones gubernamentales y no gubernamentales para poder lograr desarrollos regionales mediante programas y macroproyectos entre estados que poseen este tipo de patrimonio, pero para poder concretar cualquier tipo de acción se exigen múltiples y complejos requisitos que impiden a las partes interesadas obtener buenos resultados y eso genera desaliento y se termina abandonando el proyecto.

Uno de estos programas y de gran trascendencia concluyó sus trabajos técnicos de planeación regional en torno al desarrollo de la ruta de la plata, los cuales concluyeron en el 2010 poco después de que la UNESCO emitió la declaratoria del denominado “Camino Real de Tierra Adentro” como uno de los 25 bienes culturales mexicanos considerados patrimonio mundial, en la categoría de Itinerario Cultural, al extenderse en diversos puntos a lo largo de los estados de Chihuahua, Durango, Zacatecas, Aguascalientes; Jalisco, San Luís Potosí; Guanajuato, Querétaro, Distrito Federal y Estado de México, así como Texas y Nuevo México EU.

En este programa de Desarrollo de la ruta de tierra adentro, elaborado por el Fideicomiso para el Desarrollo de la Región Centro Occidente y estados participantes, presenta una gran información, acciones, estrategias y bases para el rescate de esta ruta, la cual contiene una gran cantidad de elementos de valor histórico cultural, dentro de lo que destaca: misiones, hospederías, mesones, iglesias, edificios, haciendas, empedrados y puentes, que definieron el paso histórico de la población para la comercialización de plata, trigo y maíz principalmente, provenientes de la Plaza de Santo Domingo (en la ciudad de México) y con dirección a Santa Fe (Nuevo México).

Durante 300 años, (mencionan en la presentación del programa) se intercambiaron elementos culturales como lenguaje, medicina, música, sistemas de irrigación, conceptos, tecnologías, además de traslado de la minería que dio origen a distintas poblaciones. Constituye uno de los puentes culturales más importantes que unen a México y los Estados Unidos, y una clara referencia de lo que significa la colonización a gran escala.

.C. “Haciendas: Patrimonio arquitectónico y Cultural de México” Restaurando su historia.

La intención fundamental de este programa de desarrollo de la ruta de la plata y del camino de tierra adentro, es articular los elementos que, con rigor histórico, forman parte de la ruta, así como de otros elementos atractivos como los recursos naturales, paisajísticos, culturales, gastronómicos y patrimoniales que conforman el corredor a promover. Es necesario recordar que el camino real de tierra adentro, ruta de la plata o camino a Santa Fe, se constituye como el más extenso –tiene una longitud de 2,900 km.- y antiguo trazado por los españoles en el continente americano durante el siglo XVI. Este eje facilitó el intercambio comercial, el transporte de mineral bruto y procesado, así como el avance de la conquista hacia el norte de México. No puede existir alguna duda respecto a la importancia cultural que tienen las haciendas en este contexto de la ruta de tierra adentro, por ello, rescatar el trazo y los vestigios que se
encuentren por él es parte fundamental del rescate histórico y cultural de este país, y por ende, el estudio y preservación de las haciendas representa una
parte pequeña de este programa, pero inmensa en cuanto a trabajo se refiere.

Estas acciones deben ir encaminadas a detener los saqueos y destrucciones de los vestigios por malas remodelaciones y proporcionar más y mejor información especializada a los propietarios y visitantes, generando la opción de poder realizar un recorrido cultural más que turístico especialmente a quienes realmente se interesen por el rescate de las ex haciendas. Cuando se realiza una búsqueda en el Internet (por ejemplo), desafortunadamente la información que aparece, en su gran mayoría, es relacionada a esas ex haciendas que se han modificado para ofrecer servicios turísticos de hospedaje; para banquetes y fiestas, spas y actividades de descanso al aire libre, dejando el aspecto arquitectónico y cultural en un segundo plano, solo como un atractivo más que contribuye a una placentera estancia. Otro tipo de información es la que proporcionan los propios visitantes que casualmente han ido a alguna ex hacienda, dejando comentarios muy sencillos hasta otros de auxilio para que alguien haga algo por detener la destrucción de estas joyas arquitectónicas.

Como puede apreciarse, existen muchos opciones, muchos apoyos, intereses y formas de trabajar, lo único indudable es que no obstante las muchas necesidades y problemas que pueda tener este país, nadie podrá decir que la historia y la cultura es indispensable para elevar la condición de un pueblo, ya que una sociedad puede sobrevivir aún y cuando tenga condiciones económicas muy adversas, pero sin cultura, sin valores y sin conocer su historia, ese pueblo estaría condenado a desaparecer.

A.C. “Haciendas: Patrimonio arquitectónico y Cultural de México” Restaurando su historia.

Fomentar la cultura de preservación arquitectónica en los visitantes es muy importante, pero aún lo es más, fomentarlo en los habitantes de la comunidad y en el propietario de la ex hacienda, para que sea posible impulsar el desarrollo y lograr mejores opciones de apoyo, ya que su participación es parte imprescindible para el éxito de este o de cualquier proyecto relacionado con el rescate de las ex haciendas.